Fiscalía brasileña denuncia por corrupción a Lula y a la presidenta del PT

La fiscalía brasileña presentó una denuncia por corrupción y lavado de dinero contra el encarcelado expresidente Lula da Silva (2003-2010) y contra la presidenta de su Partido de los Trabajadores (PT) por una causa que involucra sobornos millonarios de la constructora Odebrecht.

“El origen de los actos criminales data de 2010, cuando la constructora Odebrecht prometió al entonces presidente Lula la donación de 40 millones de dólares a cambio de decisiones políticas que beneficiasen al grupo económico”, dijo el Ministerio Público en un comunicado.

Esa suma de dinero “fue colocada a disposición del PT y fue usada en operaciones como la que benefició” a la senadora y hoy presidenta de la formación izquierdista Gleisi Hoffmann en la disputa por el gobierno del estado de Paraná en 2014.

El pasado 7 de abril, Lula (2003-2010) empezó a cumplir su condena de 12 años y un mes de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero por haber recibido un apartamento de la constructora OAS en la costa de Sao Paulo a cambio de favores políticos, una acusación que él niega.

El exmandatario, que sigue liderando las encuestas para las elecciones presidenciales de octubre pese a su encarcelamiento, está imputado en otras seis causas.

La denuncia de la fiscalía, realizada a raíz de las declaraciones “premiadas” de los directivos de Odebrecht en el marco de la operación “Lava Jato”, también incluye al encarcelado exministro de Hacienda de Lula Antonio Palocci y al exministro de Lula y Dilma Rousseff Paulo Bernardo, así como al empresario Marcelo Odebrecht.

La fiscal general Raquel Dodge detalló que en 2014 Hoffmann, su marido Paulo Bernardo y el jefe de gabinete de la senadora Leones Dall’Agnol “recibieron de forma comprobada” al menos tres millones de reales (unos 1,3 millones de dólares al cambio de ese año) de esos sobornos.

Lula, Hoffmann, Bernardo y Palocci ya habían sido denunciados en septiembre pasado por la fiscalía por organización criminal por supuestamente desviar fondos de la estatal Petrobras.

Hoffmann, una de las pocas políticas con juicio abierto en la Corte Suprema dentro de la “Lava Jato” acusada de financiar su campaña con dinero desviado de Petrobras, reaccionó rápidamente en Twitter.

“Otra denuncia más basada en delaciones, sin pruebas, implicando hechos sin relación. Lamento la irresponsabilidad de la fiscalía (…) Además de falsas, las acusaciones son incongruentes, ya que intentan ligar decisiones de 2010 a una campaña mía de 2014”, manifestó Hoffmann.

Además de las penas de prisión contempladas en el código penal, la fiscalía pide que Lula, Bernardo y Palocci paguen 50 millones de dólares como “reparación de daños” y también que Hoffmann, su marido y su jefe de gabinete paguen otros tres millones por los daños causados