Es necesaria una vasta campaña pedagógica en torno al Esequibo

Fracción 16 de Julio

“La del Esequibo es reflejo fiel de la crisis existencial del Estado venezolano que sucumbe bajo el socialismo de las demoliciones”, señaló el diputado Luis Barragán, en nombre de la Fracción 16 de Julio a la que pertenece, en un encuentro radial con los profesores Luis Daniel Alvarez, director de la Escuela de Estudios Internacionales de UCV, y Juan Francisco Contreras, presidente del Colegio de Internacionalistas de Venezuela.

En el programa matutino, transmitido por Radio Sintonía Sintonía 1420 AM, los internacionalistas abordaron la materia desde una perspectiva jurídica y sociológica, al plantear una crisis del propio Estado venezolano que, en el mejor de los casos, ha sido negligente en el adecuado tratamiento que merece.

“Hay razones muy firmes – respondió el parlamentario – para considerar que la crisis del Esequibo, suscitada por un manejo irresponsable de los elencos del poder en Venezuela, no sólo tendrá consecuencias negativas de mediano y largo plazo que ojalá atajemos pronto, en cuanto a la legítima reclamación, sino para el propio Estado, cuya integridad territorial, un elemento que le es existencial, está en franco peligro. Así como el Estado no logra controlar grandes espacios interiores, en caseríos, pueblos y ciudades, bajo el imperio del hampa, tampoco ha podido defender aquellos que forman parte de una larga e histórica reclamación”.

Además, los docentes universitarios coincidieron en la necesidad de una intensa campaña pedagógica que haga parte de la cotidiana preocupación ciudadana, un problema que hoy enfrenta la Venezuela del siglo XXI, tal como ocurrió al abrir las puertas del siglo XX.

Coincidieron los participantes del programa radial, especializado en los temas internacionales, que para 1899, el imperio británico sacó provecho de nuestras debilidades con el fraudulento Laudo Arbitral de París que nos despojó del Esequibo y otro tanto ocurre con la República Cooperativa de Guyana que saca un desleal provecho de la catástrofe humanitaria venezolana.