Igualmente necesario, el centro político es radicalmente distinto  al guabineo interesado y al miedo tarifado

Diputado Barragán

Organizado por el Centro Latinoamericano de Estudios de Seguridad (CLES), adscrito al Instituto de Altos Estudios de América Latina, la Universidad Simón Bolívar celebra la VII Semana Latinoamericana y Caribeña del 23 al 27 de abril de 2018, bajo la responsabilidad de la Dra. Eleonora Cróquer Pedrón.

En la jornada inaugural, intervino el diputado Luis Barragán, integrante de la Fracción Parlamentaria 16 de Juliol, al compartir la mesa relacionada con las personalidades y movimientos ideológicos del siglo XX, en la que además intervinieron los doctores José Alberto Olivar, Luis Alberto Buttó, Angel Muñoz Flores y Carlos Castañeda en torno a Rómulo Betancourt, Rafael Caldera, Luis Beltrán Prieto y Gustavo Machado.

“Muy distinto al oportunismo y guabineo irresponsable y recurrente, hubo un justificado, eficaz y creador centro político en la década de los sesenta que sólo puede desarrollarse en una convincente transición democrática, materializando la más amplia coincidencia posible”, señaló el parlamentario al valorar los aportes de Rafael Caldera al difícil y duro proceso de entonces, signado por los radicalismos de izquierda y de derecha.

“Trascendiendo el ámbito estrictamente socialcristiano y sin que supusiera la pérdida de identidad política y representación social alguna, Caldera promovió el entendimiento indispensable entre las distintas fuerzas, por cierto, caracterizadas por un liderazgo que conjugaba la acción con el pensamiento. Por más amenazados que estuviesen, hubo un libre y real desenvolvimiento del parlamento y de los medios de comunicación social que le daban cabida y densidad al debate indispensable para el desarrollo del centro político, muy contrario a la ambigüedad y al miedo interesado y tarifado”.

El asambleísta se extendió sobre la llamada metáfora espacial, calificando también de arbitrario y caprichoso el binomio izquierda y derecha, ya que – por ejemplo – esa izquierda que exigía décadas muy atrás la nacionalización petrolera que luego llevó a cabo la democracia, hoy en la práctica ha otorgado concesiones en la Faja del Orinoco que no se distinguen mucho de las decididas por Pérez Jiménez. Igualmente, disertó en torno a Puntofijo y el puntofijismo, la Constitución de 1961 y la propia política petrolera como referentes del binomio.

El diputado Barragán, afiliado a Vente Venezuela, manifestó su satisfacción al encontrarse en la Universidad Simón Bolívar, cuyos estudiantes y profesores participaron activamente en las heroicas protestas de 2017.

“Fueron muchas las jornadas en las que destacó la USB, por el coraje de sus estudiantes y profesores que fue más allá del Tweed bobalicón. Hoy, se resiste al intervencionismo del régimen que cuenta con el colaboracionismo disimulado o abierto de una minoría que sólo aspirar a apostillar el título y largarse del país: frente al ombliguismo o aislacionismo universitario, está en pie una universidad con entera vocación venezolanista”.