Los diputados franceses adoptan una polémica ley de inmigración

AFP/Archivos / STREl texto pretende reducir a seis meses, contra once hoy, los plazos para tramitar las solicitudes de asilo. El objetivo: facilitar las expulsiones de quienes no obtuvieron esta protección y la acogida de quienes sí la obtuvieron

AFP

La Asamblea Nacional francesa adoptó el domingo por la noche en primera lectura un polémico proyecto de ley de inmigración que puso de manifiesto las divisiones en el partido del presidente Emmanuel Macron.

El proyecto, que reduce los plazos para tramitar las solicitudes de asilo y acelera las expulsiones de los sin papeles, fue adoptado tras siete días de debates con 228 votos a favor, 139 en contra y 24 abstenciones.

Catorce miembros del partido creado por Macron, La República En Marcha (LREM), se abstuvieron y uno votó en contra. Este último anunció inmediatamente que deja la formación presidencial.

El ministro de Interior, el exsocialista Gérard Collomb, aplaudió la adopción de un “texto justo”. Collomb, que estuvo presente en todos los debates para defender su proyecto de ley, había alertado sobre la “urgencia a actuar” para limitar “una inmigración masiva” y “al mismo tiermpo” garantizar el derecho “sagrado” al asilo.

El texto pretende reducir a seis meses, contra once hoy, los plazos para tramitar las solicitudes de asilo. El objetivo: facilitar las expulsiones de quienes no obtuvieron esta protección y la acogida de quienes sí la obtuvieron. El plazo para recurrir el rechazo de la demanda de asilo se reduciría de un mes a 15 días.

La derecha y la extrema derecha denunciaron el “laxismo” de esta ley, mientras que la izquierda se opuso particularmente al aumento del plazo de retención para las personas en proceso de expulsión, que pasará de 45 a 90 días.

Pocos minutos después de la votación, Amnistía Internacional emitió un comunicado en el que advierte que esta ley es “peligrosa”.

Francia recibió un poco más de 100.000 solicitudes de asilo en 2017, un récord, y otorgó el asilo a 36% de los solicitantes.

El tema de la inmigración fue uno de los temas centrales de la campaña presidencial de 2017, en la que la líder antiinmigración Marine Le Pen se calificó a la segunda vuelta.

El texto pasará al Senado, que comenzará a examinarlo en junio. La derecha, mayoritaria en esa cámara, prometió desde ya que enmendará considerablemente el proyecto de ley.