Daniel Merchán: “Frente a un Estado Fallido solo queda Rescatar, Reorganizar  y Refundar la República”

En entrevista para el Congreso de Análisis Político Hemisférico Americano (CAPHA) el Analista Internacional y Especialista en Gerencia Política Daniel Merchán, se refirió a la situación venezolana en medio de la enorme incertidumbre que atraviesa el país caribeño del norte de Sudamérica, donde la grave crisis económica, las violaciones de DDHH, la oleada migratoria y la crispación política mantienen en jaque a una sociedad cada vez más empobrecida y lejos de cualquier rasgo de calidad de vida con relación a otros países del continente, por lo que el experto detalló que Venezuela constituye un caso claro de Estado Fallido, donde su gobierno no solo no tiene el interés de resolver los dramas más complejos que viven los ciudadanos de Venezuela, sino que además la magnitud del desastre provocado ya escapa en algunos elementos de su capacidad de maniobra, puesto que se han dilapidado tantos recursos y se acabó con el aparato productivo y la estabilidad económica, lo que hoy ocasiona el colapso de todos los servicios, las renuncias masivas y falta de mantenimiento, evidenciando elementos como el ya instaurado racionamiento eléctrico en buena parte de la provincia, el cese intermitente del servicio de agua, la falta de gas doméstico, la desaparición de alimentos, medicinas, autopartes y diferentes rubros necesarios para motorizar ciudades y poblados, la inexistencia de suficiente circulante de dinero efectivo, fallos en las telecomunicaciones, el internet, deserción en escuelas y universidades, hiperinflación, inoperatividad del transporte publico etc, generando un clima de paro forzado no declarado, en el cual el país se encuentra detenido y atado para resolver las demandas sociales donde solo impera el descontrol y la falta de certezas sobre el futuro de la nación.
Merchán quien además es director de la consultora política y de desarrollo gerencial Universus, destacó que el panorama político no es mejor a los ojos de los venezolanos, quienes en todas las encuestas y focus group realizados demuestran un enorme descontento no solo con la situación nacional, también se sienten desorientados ante la falta de propuestas certeras para salir de la crisis, enlazando según las preguntas realizadas la necesidad de refundar el Estado con el fin de darle garantías a la gente de mejoras en su calidad de vida y poder de desenvolvimiento en el entorno que les rodea, apuntalando que: “En cada una de las encuestas que hemos aplicado en se percibe la evaluación exitosa o no del modelo estatal dependiendo de la repercusión económica que tiene en el día a día de la gente, lo que en los argumentos se traduce en una exigencia urgente de cambio de gobierno, pero también de rescatar, reorganizar y refundar la republica con el objeto de no volver a pasar por este bache histórico y sin precedentes, es decir el ciudadano expresa su voluntad de reinstitucionalizar el país y evitar de todas las formas volver a este tipo de modelo que solo trajo desastres, quiebres y miserias a la familia venezolana”
Finalmente, el también profesor universitario indicó que es hora de que ese reajuste se produzca, con la participación y aceptación de todas las fuerzas que hacen vida en territorio venezolano, y con el apoyo fundamental de la comunidad internacional, pieza clave en el reflote que requiere Venezuela, para ello es muy importante contar con actores de diversa índole que permitan un proceso de transición plural y lo menos traumático para la vida nacional, en el que avance la madurez política y ciudadana en favor de un proyecto país que implique la concertación de todas las iniciativas y agrupaciones de distinto tipo, con el único fin de desmontar el modelo fracasado, e impulsar uno nuevo que tenga la mayor amplitud de propuestas y en el cual todos se encuentren comprometidos a la ejecución del emprendimiento compartido, que más que un nuevo contrato social, lo que requiere es rehacer la figura de la república viable y funcional para todos, independientemente de las diferencias propias y naturales que caracterizan a una sociedad democrática e integrada con el resto del mundo.