Hospital Central realiza cirugía vascular cerebral con equipo de alta tecnología

Tratar una lesión cerebral con cirugía tradicional no es sencillo, debido a la ubicación o al tamaño de la misma, es por ello que gracias a la destacada labor de diferentes especialistas del Hospital Central, se ha fortalecido el servicio de neurocirugía, permitiendo llevar adelante  cirugías vasculares con equipos de alta tecnología, convirtiéndose de gran utilidad para los pacientes que lo ameriten.

Según lo manifestado por el doctor Juan Ignacio Varela, neurocirujano adjunto del Hospital Central de San Cristóbal, el servicio ha venido atendiendo una casuística bastante elevada y ahora con el trabajo conjunto de los doctores Daniel Urbano, Luis Molina, Edgar Camargo y Josefina Gandica, se está fortaleciendo la atención con el uso de tecnología de última generación y el adiestramiento de nuevos profesionales de la medicina en esta especialidad.

“Estamos realizando en el Hospital Central de San Cristóbal cirugías vasculares de cráneo, es decir, estamos atendiendo aneurismas que salen de ramas arteriales que están dentro del cráneo y que se rompen causando sangrado que muchas veces pueden ser mortal para los pacientes usando para ello equipos novedosos”.

Sostuvo que los monitores del microscopio se encontraban activos pero deficientes y gracias a los residentes del postgrado de neurocirugía, lograron buscar piezas y reacondicionar el aparato, incorporando además de cables, otros instrumentos que hubo que adquirir fuera del Hospital para acoplar las cámaras al microscopio.

Esta funcionalidad ofrece imágenes “mucho más nítidas y contrastadas” de las diferentes estructuras, con “una mayor profundidad de campo y luminosidad”, además de contar con un mecanismo que  permite una movilización del microscopio casi como si fuera su propia vista adaptándose completamente a las necesidades del neurocirujano, añade.

Ahora el Hospital Central cuenta con un microscopio y buenas pantallas visuales dentro del quirófano inteligente, donde los residentes desde el menor rango hasta el mayor rango pueden visualizar la cirugía,  adiestrarse visual y luego manualmente en el último año de la especialización.

Reconoció el especialista que el período de recuperación de un paciente que curse con esta patología depende directamente de las condiciones en que llegue, ya que las aneurismas no se diagnostican de la nada y la persona acude a consulta justamente por un sangrado subaracnoideo que es el famoso ecv hemorrágico y dependiendo de las situación neurológica y clínica  se decide operarlo en las primeras 72 horas teniendo el estudio en la mano o se hace 21 días después cuando el paciente ha mejorado clínicamente superando el periodo del vaso espasmo. AIAV – NDP