José Alberto Olivar: Los más recientes cambios curriculares en la Educación Media no buscan otra cosa que echar las bases para la militarización de la sociedad

“La reforma curricular impuesta por el Ministerio de Educación en el nivel de Educación Media sustituyó a la asignatura de Instrucción Premilitar por un área que denomina Formación para la Soberanía Nacional cuyo propósito es insistir en el proceso de adoctrinamiento ideológico de los jóvenes estudiantes e inducirlos a incorporarse a la Milicia Nacional Bolivariana y convertirlos  en soldados obedientes a la revolución”.

Así lo precisó, José Alberto Olivar, profesor de la Universidad Simón Bolívar, durante las III Jornadas de Reflexión sobre la Enseñanza de la Historia, realizadas el pasado 23 de febrero en la Universidad Católica Andrés Bello. El evento auspiciado por la Academia Nacional de la Historia, contó con la participación de importantes especialistas y figuras de la vida nacional como Inés Quintero, Leonardo Carvajal y el diputado a la Asamblea Nacional Luis Barragán, para debatir sobre estos temas de relevancia.

 “Esta nueva área impartida para los estudiantes de cuarto y quinto años de los planteles públicos y privados,  representa la materialización de los contenidos previstos en el controvertido Plan Integral de Educación Militar (PIEM) aprobado en marzo de 2011 por el Ministerio de la Defensa, el cual abarca la enseñanza a los estudiantes de cuarto y quinto año, lo referido al Nuevo Pensamiento Militar Bolivariano, la unión cívico-militar, el modelo económico socialista, entre otras premisas oficialistas”.

 “La implantación del área Formación para la Soberanía Nacional, representa un nuevo triunfo en la tendencia militarista que ha venido tomando mucha fuerza desde 2013 luego de la muerte de Chávez y el acceso de Nicolás Maduro a la Presidencia de la República”.

Por último el profesor Olivar acotó: “El fin último es abolir la pluralidad del pensamiento, quebrantar el desarrollo de la individualidad y afincar una visión sesgada de la realidad que sin reparo sea asumida por todos los miembros de la sociedad a partir de las directrices emanadas por la cúpula asida al poder político”.