Luis Fernando Castillo: La historia oficial chavista que se imparte en los liceos públicos es excluyente y falaz

Durante su intervención en las III Jornadas de Reflexión sobre la Enseñanza de la Historia, realizadas el pasado 23 de febrero en la Universidad Católica Andrés Bello, el profesor del Instituto Pedagógico de Caracas, Luis Fernando Castillo, señaló que: “Desde el arribo del chavismo al poder político se ha ido construyendo paulatinamente un discurso que en líneas generales sostiene una visión particular de la historia venezolana, una que privilegia un sector y excluye a otro”.

“Con el claro objetivo de consolidar una nueva idea de nuestro pasado el gobierno autodenominado chavista ha creado una serie de instituciones con un norte bien definido; servir de pilar a la nueva historia oficial. De esta manera, surgieron instituciones como el Centro Nacional de Historia (CNH) músculo editorial e intelectual del oficialismo, que promueve eventos, coloquios y jornadas que solo buscan cimentar un pasado lleno de falacias”.

El evento auspiciado por la Academia Nacional de la Historia, contó con la participación de Inés Quintero, Leonardo Carvajal, Migdalia Lezama. Entre los asistentes, estuvo  el diputado a la Asamblea Nacional Luis Barragán.

Más adelante, en su disertación Castillo puntualizó: “los libros de la colección Bicentenario que actual se emplea en los planteles oficiales de educación primaria y secundaria, registra una historia venezolana convertida en un mar de lágrimas, injusticias y guerras intestinas provocadas por una oligarquía ambiciosa. Por ejemplo, La Cosiata es el resultado de la felonía de Páez y una camarilla que construirá la “Cuarta República oligárquica y colonial”, mientras, la muerte de Zamora significará una nueva traición al pueblo campesino al no verse realizada la federación”.

Por último, el profesor Castillo señaló: “En nuestra revisión a cerca del contenido del Área Historia, Geografía y Ciudadanía inserta en el nuevo diseño curricular que se está aplicando en Educación Media, encontramos un aspecto sumamente llamativo y preocupante, la historia venezolana se corta abruptamente en 1870, imposibilitando apreciar o discutir el proyecto democrático iniciado en 1958”.