Melva Paredes: “Telefonía celular, Internet y telecomunicaciones en general están cerca del colapso en Venezuela”

La diputada Melva Paredes, presidenta de la comisión de Administración y Servicios de la Asamblea Nacional atendió a un grupo de usuarios en la sede legislativa quienes hicieron varios señalamientos sobre la perdida constante de la señal de la telefonía celular en algunas localidades rurales y urbanas del interior del país, por lo que la parlamentaria explicó que las compañías de las telecomunicaciones tienen un acceso limitado a las divisas por el control de cambio vigente en el país desde 2003. Lo que cobran solo alcanza para cubrir la nómina de los trabajadores, por lo que se deja por fuera la inversión en productos tecnológicos.

Paredes apuntaló “Parte de estos servicios telefónicos que son de tecnología de punta se consiguen en dólares y el sistema de Divisas Complementarias (Dicom) solo ha subastado 15 millones cuando, La consecuencia inmediata de esto es que no se invierte lo necesario y el servicio falla”, dijo.

 “Por la inflación, los precios han aumentado desde septiembre de 2015 a septiembre de este año 54 veces y los salarios 28 veces. Los precios en el sector comunicaciones solo han tenido un incremento de  1,75 veces. Es decir, en dos años, los aumentos han sido pocos y ese rezago al final nos afecta a todos porque las comunicaciones están ligadas a la actividad productiva, uno de los sectores más importantes del país”, agregó.

La escasez de divisas no es el único problema en este sector, pues en varías inspecciones que lleva la comisión de servicios de la AN se evidencia la perdida constantes de equipos por acción de la delincuencia,  de hecho la Cámara de Empresas de Servicios de Telecomunicaciones (Casetel) también recibe esos mismos reportes, en el que el hurto de antenas, fibra óptica y cableado telefónico empeora la situación porque esos equipos que son robados no se pueden reponer por los elevados precios en dólares, situación que pone a las empresas en jaque debido a que el control de cambio no les permite comprar las divisas necesarias.

La funcionaria destacó que “Muchas veces pasa que una zona del país se queda hasta dos o tres semanas sin servicio de telefonía o datos móviles. A pesar de que las empresas buscan de resolver con prontitud los inconvenientes, muchas veces deben esperar conseguir los materiales que necesitan”.

Conatel mostró en su informe que en Venezuela hay 83 líneas activas por cada 100 habitantes. Sin embargo, la penetración de suscriptores ha descendido de 92,04% en el primer trimestre de 2016 a 82,70% en el tercer segundo trimestre de 2017. Una de las consecuencias a mediano plazo de no invertir para cubrir la demanda de datos y reponer equipos robados en distintos estados del país puede ser el colapso de los servicios de comunicaciones, al punto de que las empresas no podrían mantener el servicio de manera estable y algunos sectores del país quedarían incomunicados.

Por último la parlamentaria Paredes indicó que el internet es también un problema vinculado pues la velocidad promedio de conexión de Internet no superó los 2 Megabits. Y aunque Conatel especifica que la penetración de Internet alcanza 62%, lo mismo que en 2015, hay estudios que aseguran que cayó a 55%. Las cifras de la Unión Internacional de Telecomunicaciones afirman que hubo una disminución de 1,87%.

De igual forma se hizo alusión a las diferencias de acceso a Internet entre Caracas y el interior del país. “Las ofertas de banda ancha móvil se concentran en ciudades con poblaciones de más de 50.000 habitantes y en zonas de altos ingresos”, como los establecen informes de Freedom House.

De hecho en otro orden que trata sobre el servicio telefónico internacional para los venezolanos, representantes de las dos empresas privadas de telefonía móvil, Digitel y Movistar, ya que Movilnet no genera ningún tipo de información, refieren que los estrictos controles cambiarios les han impactado negativamente y que, incapaces de cumplir con las obligaciones financieras contraídas en divisas, los operadores móviles eliminaron los servicios de larga distancia internacional y de roaming en 2016.